Siempre que llovió… Sonó

Y que no cunda el pánico. O panda el cúnico. En el post anterior hubo queja. Ahora, prendan los oídos y lustren los ojazos nublados de tanto ver. Disfruten de estos pocos pero contundentes minutos de Camille.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s