Dublin y ruta 202

Mi mamá me dice que a pesar de todo, le gusta mi nuevo peinado. Un amigo mío me dijo que ahora sí que doy más tortona que nunca. Otros me quieren mandar al neuropsiquiátrico. Yo creo que parezco un checheno. Un borracho en un kiosco me preguntó si era la hermana de Sinead O’Connor. Le dije que sí, que era su hermana boba. Te juro. Me abandonaron en el Gran Buenos Aires porque les daba vergüenza a mis padres irlandeses. Sinead ya había copado las radios con sus lágrimas al ritmo de “Nothing compares 2 U”. Y yo, estaba predestinada al fracaso europeo. Y así llegué a Don Torcuato. Dublin-Ezeiza-Don Torcuato. De una y por peaje por la Panamericana. Aprovecho para mandarle un saludo a la llorona y de paso le digo que su pelada hitera es más fotogénica que la mía sudaka. Europa garpa, ¿viste?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s