Las vueltas del Facebook

Después de 20 años, encontré al nene que me hacía latir el corazón cuando iba al colegio. Él estaba en un grado más arriba que el mío y yo moría de amor. Él siempre estaba en la dirección porque se portaba mal. Y a mí, cada vez que lo veía, me temblaban esos flecos indecorosos que tengo como piernas. En una de sus estadías por la secretaría le dijo a una de las viejas con labios rojos y olor a té con leche que cuando fuéramos grandes me iba a llevar a vivir a Italia. No sé si fue cierto. Y no importa mucho ahora. Una vez terminada la primaria no lo vi más. Nunca más. Ni siquiera en el barrio, ni en los videos, ni en el colectivo. Desapareció de mi vida y de mi panza que latía.

Hace una semana lo encontré en el Facebook, que a veces sirve. En todo este tiempo Federico estuvo en pareja 15 años con la misma mujer, tuvo un hijo, se separó y se convirtió en médico forense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s