Radiografía

“El periodista cultural está lleno de gustos, porque no tiene gusto, está lleno de opiniones, porque no tiene ninguna opinión. Ante un libro desnudo tiembla. Calcula el número de páginas, habla de su portada, de sus lectores, cita a Borges, a Brahms o a John Lennon, busca los personajes en clave que se esconden en la novela, da lecciones de sintaxis, todo y cualquier cosa para no emitir un juicio. No puede darse el lujo de descartar a nadie. Tiene que llenar página, tiene que reciclar todo lo que encuentra. Así, el freaky puede llegar a ser cult, y el cult a ser canónico. La ironía siempre lo salva, y le permite estar de acuerdo y en desacuerdo con todo y todos, dependiendo de quién es el centenario, qué novelista de ciencia-ficción está de moda, a qué Nabokov hay que descubrirle un nuevo pasatiempo, amante, obsesión, o hijos secretos”.

La formidable columna completa de Rafael Gumucio acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s