Archivo de la categoría: Paula y yo

muerte y confección

Ir hoy a lo de Paula alivió la sangre en llamas. “Esto es muy bueno”, me dijo. “Para poder construir algo nuevo vas a tener que cortar con todos los moribundos que seguis manteniendo y que te quitan energía. Evidentemente esto es un pedido de corte ya”. Basta de arrastrar moribundos. Matémoslos de una vez. Cambio y fuera. Son pasado. Son final. “Que no hayas cortado vínculos del pasado te impide ocuparte de un nuevo vínculo que va a venir”. Razón. “Y sí, gritá, ofendete, decí lo que tengas ganas de decir y no digas lo que no querés decir. No seas siempre condescendiente con el otro”. Razón y final de sesión.

Anuncios

a guardar, a guardar, cada cosa en su lugar

En la sesión de ayer seguimos hablando de lo mismo. Paula insiste con que me aterran las despedidas. “Tu llanto desgarrador no tiene que ver únicamente con el presente”, profundiza. Para ella este temita de los finales está relacionado con que no me despedí de mi papá. Pensalo. Acordate de qué te pasó a los 4 años cuando él se fue. Le dije que recordaba poco, que me había fabricado una suerte de cápsula protectora, que era chica, que no tengo memoria. Pero evidentemente hay algo ahí. Despedida sanadora ven a mí. Libérame de este presente confuso y despintado. Hazme tuya. Tengo 4 años. Abro la nave nodriza y me lloro todo. Nena llora a su papá que se fue porque no pudo. Nena se hace nana, llora y crece. Se salva. Se sana. Nena ayer. Chau pa. Chau y llanto final…  Ahora es ahora y Paula va cerrando la charla de hoy. “Bueno Anita, nos vemos en dos semanas. Tratá de pensar en ésto y despejate”. Sí. Sí. Todo que sí. Camino hacia abajo siguiendo el sentido de la calle. Trato de pensar. Saco cuentas. Lo dejo como tarea para el hogar. Me agoté. Me aniñé.  Ahora sólo quiero éso. Es lo único que puede despejarme en este momento analítico.

-Un Jorgito de dulce de leche, por favor.

-Un peso con cincuenta.

Le pago al kiosquero y me despido. Por lo menos esta vez puedo hacerlo sin que duela tanto. Chau señor. Hasta nunca.